El ajo Allium Satium L. y su antecesor silvestre Allium Longicuspis Regel, son especies que pertenecen a la familia Alliaceae, y su origen reporta en las regiones de Asia Central. En la actualidad el ajo existe bajo cultivo, y su reproducción es vegetativa, a través de bulbillos o dientes. 

Por su aroma y sabor característicos, el ajo es una de las especies culinarias más populares en todo el mundo; de hecho, es muy utilizado en la cocina mediterránea y oriental. En México el consumo de ajo es fundamental en fresco; pero también la agroindustria procesa ajo en diversos productos como salmueras, sales y ajos deshidratados, entre otros. El ajo es una hortaliza cuyo bulbo se emplea comúnmente en la cocina mediterránea. Es de sabor fuerte, especialmente en crudo y ligeramente picante. A nivel mundial, se utiliza en la gastronomía y usos medicinales por sus altos contenidos nutricionales y terapéuticos. Es un producto que se consume todo el año

El ajo se puede encontrar en bulbos enteros o semisecos, en polvo o gránulos, en dientes y en pasta conservado en un vaso o en un tubo. Es preferible adquirir el bulbo entero y usar los dientes, después de haberles quitado la película, enteros, molidos o en los exprime ajos o también picados. El ajo deshidratado tiene una cualidad de vencimiento más larga con respecto al fresco; el ajo en polvo pierde rápidamente el aroma y no debe ser utilizado en platos que no necesitan de cocción, de lo contrario, tomaría un sabor decididamente amargo y desagradable.

© 2019 Comité Nacional del Ajo